Hoy hablamos de Props y del quedonismo virtual

cabecera del post

props 1 pic

No soy muy dado a hablar de lo relacionado con los blogs, más que nada porque siempre que lo he intentado, me han llovido hostias palos por todos lados. Mucho menos de fotografía, porque no considero que haga nada especialmente bonito, ni soy fotógrafo, ni siquiera me acerco. Me pasa igual que con la cocina, que hablo lo justo, porque tampoco soy cocinero. Lo que sí puedo hacer es contar mis experiencias y es que de eso se trata tener un blog. Resulta que de un tiempo a esta parte, he recibido bastante mails preguntado sobre los cacharritos que aparecen en las fotos, también llamados props o atrezzo y que sirven para conformar la escena de presentación del plato.

Ser Food blogger o bloguero gastronómico, que ya la RAE recoge la palabra en el diccionario y así no tenemos que recurrir al término inglés. Evidentemente, me refiero a la palabra bloguero, que lo de gastronómico es lo relativo a la gastronomía, y esta, es una palabra de origen griego, que lleva mucho en el diccionario. Pues bien, gastronomía se refiere a la ciencia que estudia la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente. Para contestar a las preguntas sobre las fotos y los útiles que allí aparecen he decidido estudiar la relación del  bloguero consigo mismo y su medio ambiente.

Ser bloguero es un concepto curioso, casi diría que es una forma de vida. No cocinamos para comer, no, cocinamos para fotografiar y buscamos recetas aquí y allá, que sobre todo, resulten de lo más vistosas. Serlo, no es fácil y es que en una misma persona se reúnen un cocinero, un fotógrafo, un estilista, un escritor, un dinamizador de cuentas de redes sociales (Comunity Manager), un administrador y en algunos casos, un inventor, un humorista e incluso un publicista con toques de experto en marketing. No veas tú, pedazo de pluriempleo.

props collage

Muchas veces, cocinamos con ingredientes imposibles, raros o difíciles de encontrar, véase oro comestible o carragenina o lo que sea, con tal de sorprender al personal y ser el más quedón del mundo mundial, olvidando, a veces, que la gente que hará nuestras recetas, por lo general, no va recorrer medio mundo para encontrar haba tonka o labneh pero lo que digo, somos unos personajes de lo más curioso (también curiosos, conste), que somos capaces de hacer espaguetis dulces en aras del ‘quedonismo virtual‘ (nuevo término que acuño, básicamente, porque medalagana sí). Eso sí, de tanto en cuanto nos redimimos y hacemos cosas de lo mas tradicional y sencillo, véase un salmorejo.

Y lo de los props (cacharros de las fotos) ¡Ay amigo! Eso ya, sí que es la locura total. Blogueros del mundo ¿Quiénes de vosotros no tenéis millones de cucharitas, platitos, vasos, trapos, cuencos, mantelitos y maderitas? ¿Eh?, que levante la mano el que no, y es que el ‘quedonismo virtual‘ pasa por una comida ‘chuli’ presentada en una escena ‘perfecta’. Así que recorremos millones de tiendas on line para encontrar la cuchara perfecta o el jarrito más mono del lugar. Somos adictos a Zara Home, a Ikea Zalando porque muchos cachivaches salen de allí.

Y si no, expoliamos las casas de nuestras abuelas o madres, porque se lleva el rollo vintage, y que mejor que ellas como proveedoras de ‘trastos’ de antaño. Y cuando no, las fabricamos nosotros mismos, el famoso DIY (Do it yourself) y lijamos cucharas o tablas, o las pintamos o lo que sea con tal de tener los trastos más ‘cuquirriqui’ del mundo. Somos unos locos de la cacharrería y tenemos nuestra casa llena de tablas, tablones y traaaaastos, muchos trastos.

Convivir con uno de nosotros, sobre todo, si no sabes de que va el tema, puede resultar asfixiante para el, o la partner de turno, no os digo nada si encima hay niños. Horas de espera para comer en el caso de los familiares y técnicas para hacer la foto perfecta, que la comida este a su hora y CALIENTE en la mesa, todo, en tiempo record, en el caso del blogger de turno. ¿A quién no le suenan los Post it en la nevera, en plan, no os comáis tal, que no le he hecho foto o llevar tartas a nuestros amigos precortadas? Y es que una tarta no es nada sin la ‘imprescindible’ Foto de Corte. He oído, incluso, que hay bloggers que se sacrifican, ponen la comida a su familia, para que se nutran y sobre todo, no protesten y ellos se quedan haciendo la foto y preparando su escena, comiendo un buen rato después, solos y con la carne cual témpano de hielo.

props collage 2

El problema es que menos mal que las miles de personas que nos leen, no vienen a comer a casa, porque tendríamos un serio problema y me explico. En mi casa sería incapaz de poner la mesa para 4 comensales y que todo fuera igual, así me pasa que cuando hacemos alguna cena, pongo 4 vasos distintos, 4 platos diferentes y así con todo. Sin contar que hay piezas que, solo, sirven para las fotos y jamás nadie a comido en ellas, ni lo hará ¡Válgame Dios! No sea que la esportille. Mis piezas escogidas, descansan en una caja y allí ‘viven’ esperando que las ‘elija’ para la foto de turno.

Así que, no os preguntéis más por los objetos de las fotos o props, no hay más misterio que tener muchos pero distintos de cada uno. Y otro truco es tener de distintos estilos para poder ‘vintagearlo’ o darle un toque más vanguardista. Aunque lo parezca, no estoy en modo critica ON, no,no, al revés, este es un post terapéutico. Una entrada en la que solo intento reírme de mi mismo (y que vosotros lo hagáis también, al veros reflejados en lo que cuento) y es que, yo soy el primero que participo de este ‘sarao’ y tan a gusto pero, a veces, no puedo evitar pensar que se me va un poquito (bastante) la azotea, y es que cuando las cosas se vuelven cotidianas, parece que son normales pero no, no lo son y necesito recordarmelo de vez en cuando. Por eso lo de terapéutico.

¿Lo peor? Que me temo que, de momento, lo voy a seguir haciendo. Es más, hoy mismo he visto unas cucharitas monísimas, de plástico para que no brillen (of course) y con florecitas que quedarán estupendas en los helados que tengo pensados hacer. Si son incómodas de cojones narices para comer o no, poco importa y además seguro que el labneh o la salsa Worcester saben mejor en esa cuchara antibrilllos y tonos pastel, que con ninguna otra. ¿No sabes que es el Labneh? ¡Ay por Dios! yo tampoco, no sé como sigo vivo.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Loading...
Comparte esta receta en:
El chef
Manu CatMan
Recetas de cocina con fotos y canal de vídeos en youtube. Gastronomía, Viajes, Restaurantes, trucos de cocina y excursiones en Mallorca. Manu CatMan

Leave us your comments or suggestions

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.