Tres aceites que deberías probar

cabecera del post

En aras de cambiar un poco, los viernes me gusta dedicarlos ahora a productos que tienen un nosecuá y me hacen sentarme y escribir sobre ellos, sí, en esas estoy últimamente. Hoy va la cosa de tres aceites que deberías probar.

tres aceites que deberias probar

Ayer mismo, mi amigo Juan de abacería Mallorca, me traía aceites, que según él, cito textual: ‘deberías probar’. Juan es uno de los tipos que me encontrado, por esta isla que me acoge, que más sabe de aceites de oliva virgen extra (de ahora en adelante AOVE, y sé que a algunos le molesta lo de poner AOVE pero se llama economizar el lenguaje, y eso se ha hecho desde que el mundo es mundo, véase P.P. nombre por el se conoce a los Joses de esta patria nuestra) y con el que siempre es un gusto charlar, porque hablar sobre aceites es algo que me entusiasma, me pirra, vaya, que me gusta mucho; m

El mozo en cuestión me trajo dos AOVE, previo pago, no nos llevemos a engaño, novedades (presentadas en Septiembre, así que digo novedad porque lo son para mí, claro) que según él tenemos que disfrutar en casa. El tercero de la lista lo añado yo, porque es isleño y porque me ha sorprendido mucho, sin ser, ni pretenderlo, experto en el llamado oro líquido.

¿Arrancamos? Arranquemos… o mejor dicho, degustemos.

duquesa de medinaceli

1.- AOVE XVIII duquesa de Medinaceli (aka la duquesa roja)

Un aceite muy especial, por varias razones, que espero explicar como toca. Lo primero es un homenaje a la XVIII duquesa de Medinaceli, conocida como la duquesa roja y fallecida, si no voy mal hace un par de años. me toca lo del homenaje porque de todos es sabido que su familia nunca entendió muy bien a esta señora, que hasta el moño de convencionalismos, decidió en un momento dado, dar su opinión libremente, y compartir su vida con una mujer. Sensacionalismos aparte, me mola que le hagan este homenaje, y dicho queda.

Al parecer, la variedad arbequina, tan nuestra, tan mediterránea, aparece en estos lares del mundo en el siglo XVIII gracias al duque de Medinaceli, a la par barón de Arberca, y de ahí el nombre de la variedad Arbequina, un detalle que, sencillamente, me ha encandilado y que se ha ganado el venirse al blog. Esta variedad se la trajo el tal Barón desde Palestina, y de ahí al Mediterráneo.

Una botella verde metalizada de 375 ml, con una preciosa serigrafía basada en un manuscrito del siglo XIV rememorando al primer Conde de Medinaceli y fundador de la casa. Este color verde representa a la casa de Medinaceli, aunque yo, sinceramente habría puesto una botella roja, bien roja, por razones obvias y explicadas anteriormente y en honor a la Sra. Fernández de Córdoba. Pero sin querer, ya he vuelto a la prensa amarilla, mil perdones, querido lector. Sea como fuere, el packaging es precioso, delicado y viéndolo, se siente el peso de la historia de esta familia, que no sabía yo, tan vinculada está al mundo del aceite.

Podría parecer un monovarietal, pero no, es un coupage de arbequina, recogidas en diferentes momentos de maduración. El responsable de hacer este soberbio AOVE, como no, Castillo de Canena. Se recogen desde las primeras olivas enveradas de caracter potente y de intenso color verde, hasta las recolectadas ya en noviembre, entrado ya el otoño, y de expresión más frágil y tenue.

Nota de cata:

Ofrece un color verde manzana madura. Aromas de frutas variadas dulces, almedra verde, perfume vegetal y floral. Frutado medio de aceituna fresca, limpio y fragante.

En boca es suave y dulce, predominando la almendra madura que deja una sensación dulce al final. Ligeramente amargo. Retrogusto de plátano, manzana y almendra. Equilibrado toque a compota de frutas.

Excelente para cocinar pescados, vinagretas y mayonesas. Muy indicado para sustituir la mantequilla en la preparación de bizcochos, cremas.

Más información: castillo de canena

Precio aprox. por botella: 16 euros

reserva familiar

2.- Reserva familiar de Castillo de Canena (Variedad Picual)

Yo soy un fanático de Royal Primero y arbequino con aroma de humo de roble, eso Juan el abacero, lo sabe bien, pero en esta ocasión, y es que de eso va esto, me dijo que tenía que probar el reserva familiar, y como el Duquesa de Medinaceli ya era arbequino, pues variedad picual.

100 % picual y presentado en la botella de 500 ml modelo de la casa Castillo de Canena, muy reconocible, en vidrio oscuro para proteger lo que allí se encuentra, un auténtico productazo, señores.

Este reserva familiar también tiene historia, cuenta la tradición que en la finca de la familia Vañó, el mejor de cada cosecha quedaba para el consumo propio, tan bueno era que ahora ya lo comparten con el resto de los mortales, gracias a Dios.

Este es de esos aceites que no importa demasiado lo que valga, en euros, no, porque es un dinero más que bien gastado, está bueno, buenísimo, superior. Y mira que era fan de Primero (variedad Royal) pero ahora ya me cuesta decidir, o lo digo con la boca más chica. No hay nada como ver ‘mundo’ para acabar con los fanatismos. Por algo este aceite, que este año tiene  un color emparentado con el Olimpo de lo divino que es, es de los más premiados del mundo y donde va, triunfa, como la San Miguel, solo que este lo hace de verdad y la otra lo dice la publi, que vaya usted a saber.

Nota de Cata:

Clor verde intenso se corresponde con el frutado verde de aceituna. Gran complejidad olfativa. El olor a hierba fresca recién cortada y plantas aromáticas como la albahaca, el tomillo o la menta se suavizan y matizan con la elegancia y delicadeza de las notas de tomate, espiga verde y frutas frescas como la manzana verde o la piel del plátano.
En boca presenta una enorme potencia expresiva. Correspondencia con las notas olfativas, gran equilibrio entre amargo y picante poco notables. Muy estructurado, persistente y armónico.

Especial para aliños de ensalada, sopa de tomate, gazpacho, jamón y quesos, carnes a la brasa.

Más información: Castillo de Canena

Precio aprox. por botella: 13,5 euros

amo aubocassa

3.- L’Amo de Aubocasa

L’amo es como se conoce en Mallorca al dueño y señor de una finca. Intento buscar una traducción que pueda explicar lo que es ser l’amo de algo y no encuentro, no, no es el jefe, no es el dueño, es simplemente el que manda y es un término eminentemente rural. Un nombre de lo más acertado para este nuevo aceite de Aubocassa, porque es el que manda, es su nuevo niño mimado.

Aubocassa es una empresa mallorquina, probablemente la más laureada de la isla. Sus aceites están adscritos a la D.O. Oli de Mallorca de la que ya os hablamos hace algún tiempo (si haces click en el enlace vas allí y así te lo lees) y me consta que participan activamente en la D.O y también en la promoción de su producto, en ferias y congresos, porque tienen fe ciega en él. Y yo os lo traigo porque me ha gustado, y mucho.

Se presentó el pasado Febrero en el salón Oleopremium y representa el crecimiento de Aubocassa, con su nueva almazara a la cabeza, que a ver si visitamos un día de estos, por cierto, un hito tecnológico en la isla. De nuevo es un coupage de distintas variedades de las fincas que rodean Aubocassa.

Hago aquí un parón para releerme y me doy cuenta de que el orgullo patrio me sale por las orejas, sí, vale, quizás no soy todo lo objetivo que debiera pero chic@s, a veces, no es tan sencillo, y al final, esto es mi casa y bueno, pues, eso que yo soy l’amo de este blog y hago un poco lo que me sale, del alma, no de otras partes, conste. Pero eso sí, no quisiera yo que alguien se me moleste por exaltarme en  demasía.

Presentado en un botella de vidrio oscurecida en tono marrón, etiqueta en crudo-verde, muy similar a la de su otro aceite, y de 500 ml.

Nota de cata:

Color verde claro con reflejos amarillos y dorados. Muy aromático, de media intensidad, con el amplio abanico correspondiente a los aceites elaborados con variedad arbequina. Notas de fruta dulce, flores y  vegetales, donde se mezclan los toques de huerta, tomatera y alcachofa, con otros más mentolados.

Ya en boca es fresco, sedoso, donde de nuevo aparecen toques dulzones de fruta y enseguida toques vegetales y otros como la almendra verde.

Más información | Aubocassa

Precio aprox. por botella: 13,60 euros


Y sí, dicho lo cual estos son tres aceites que deberías probar, y no me estéis tardando tanto, no, que ya se sabe que el aceite no es eterno, lo que si será será eterno es el recuerdo que dejarán, cualquiera de los tres, en vuestros paladares.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Loading...
Comparte esta receta en:
El chef
Manu CatMan
Recetas de cocina con fotos y canal de vídeos en youtube. Gastronomía, Viajes, Restaurantes, trucos de cocina y excursiones en Mallorca. Manu CatMan

Leave us your comments or suggestions

Your email address will not be published. Required fields are marked *