Cuarrécano

cabecera del post

Pues sí. Pensaréis que me he quedado descansando con el nombre, Cuarrécano  pero es algo que han cocinado mis padres desde que era pequeño y es uno de esos aromas que se quedan grabados en la memoria gustativa. Llamé a mi padre por teléfono para que me pasase la receta y ni corto ni perezoso la adapté a la Thermomix.

cuarrecano

Realmente ni siquiera sé si el acento está en el lugar correcto. Yo lo escribo tal cual lo oía: Cuarrécano.  He probado con la RAE y no reconoce la palabra ni con acento, ni sin él. Parece ser que quiere decir “calabaza grande”, pero claro, cualquiera se fía.   Con el paso del tiempo he ido descifrando expresiones de mis padres que sabía que querían decir, pero era incapaz de transcribirlas. Por ejemplo, “seomo”, o sea, “estar hecho un Cristo”, no era otra cosa que una pronunciación con seseo del latinismo “Ecce Homo”, es decir, “He aquí el Hombre”, sentencia que pronunció Poncio Pilatos después de flagelar a Jesús de Nazaret y presentarlo como un despojo humano. Otra malpronunciación podría ser “arrequestarre”; boquiabierto me quedé cuando descubrí que era “arre que es tarde”, o sea, que nos espoleaban cual pollinos.

No os voy a contar los innumerables nombres que ha recibido el robot de cocina que utilizo; os caeríais de espaldas. Por eso doy paso a la receta, y con ella os voy dando a conocer Andújar, el pueblo que me vio nacer, del cual podéis leer un reciente post en el que os hablamos de la sierra. Hoy os presentamos estos pitos de Andújar, que es lo que veis en la foto (bueno, yo salgo pitándolo); son de barro vidriado, decorados en azul y suele ser un jinete sobre un caballo. Parece ser que se utilizaban tanto como juguetes como elemento de mofa contra el ejército napoleónico.  Ya nos vistéis haciendo de alfareros en Sa Roca Llisa, allí hacen Siurells, que son los pitos de Mallorca, esta vez en blanco, verde y rojo y sin vidriar.

El cuarrécano se sirve con pitufines, que son unos chorizitos tipo tapa. Como ya son más de diecisiete años viviendo el Mallorca, también tierra con pitos, como los de mi Andújar,  e malloquinizado la receta de cuarrécano con sobrasada. Si estáis en el norte seguro que con txistorra queda muy bueno también.

Cuarrécano

Ingredientes

Media calabaza (500 grs)
100 gr. de sobrasada (podéis añadir más si os gusta)
sal
orégano
dos dientes de ajo
50 ml de AOVE
40 ml de agua
15 ml de vinagre

¿Cómo hacer cuarrécano?

He calentado el *aceite de oliva virgen extra* unos 3′ a vel 1 Temperatura Varoma; Luego, he añadido la sobrasada que se ha cocinado en Temperatura Varoma unos 4′ a velocidad cuchara y giro a la izquierda para que no se destrozase demasiado.

Tras retirar la sobrasada, he sofrito los ajos, unos 4 dientes, Temp Varoma, (tb velocidad cuchara y giro a la izq) 3′ velocidad 2. Una vez acabado este tiempo, he añadido la calabaza limpia y troceada, el vinagre, el agua y el orégano a gusto y se ha ido cocinando 30′ a velocidad 2 temperatura varoma (pero con giro a la izq) para que fuese cogiendo la consistencia.

He servido la sobrasada aparte para que los que estén a dieta pudiesen elegir las calorías a ingerir, es decir nuestro Manu, que va viento en popa a toda vela en su lucha contra los kilos extra.

Piticos de la Virgen de la Cabeza

FranConsejos

Visita Andújar, Jaén y Andalucía toda ella y descubrirás platos como el Cuarrécano y si no puedes, pues como Ana Torroja y su Hawai-Bombai, te lo montas en tu casa, te pones ‘flamenquito’ y te preparas un salmorejo de fresas y la receta de hoy y estarás #delujo.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Loading...
Comparte esta receta en:
El chef
Fran Muñoz
Editor de contenidos en el blog de recetas, restaurantes y viajes Cocinando con CatMan. Lo mío son las recetas sencillas porque cocinar no siempre ha de ser complicado.

Leave us your comments or suggestions

Your email address will not be published. Required fields are marked *